El Tesoro ha colocado 4.723 millones de euros en deuda a largo plazo. Esta cifra ha estado por encima del máximo previsto, mientras que el interés ofrecido a los acreedores ha bajado con respecto a las subastas anteriores.

El Tesoro ha vuelto a repetir hazaña. Tras colocar deuda al menor coste en dos años el martes, hoy ha regresado al mercado batiendo las expectativas. Ha colocado 4.723 millones de euros en deuda con vencimiento en 2016, 2018 y 2023, y lo ha hecho a un interés inferior al de las últimas subastas de estas características.

En concreto, ha colocado 1.380 millones en bonos a 3 años. El nominal solicitado se ha situado en 3.919 millones. El Interés marginal ofrecido por el Tesoro ha sido del 2.81%; por debajo del 3.046% de la anterior vez.

En los bonos a 5 años, el Tesoro a adjudicado 2.042 millones, a un interés del 3.286%, por debajo del 3.579%. El nominal solicitado ha superado en más de 2 veces la oferta, hasta los 5.148 millones.

En las obligaciones convencimiento a una década el nominal solicitado se ha situado en los 3.330 millones, mientras que el adjudicado final ha sido de 1.290 millones. El interés marginal ofrecido ha sido del 4.632%, por debajo del 4.919% anterior.

Tras la subasta, la prima de riesgo se ha relajado hasta los 342 puntos básicos y el Ibex 35 aumenta sus subidas un 0,78% hasta los 7-864 puntos.

El Tesoro ya ha colocado casi el 40% de la financiación a medio y largo plazo prevista para todo el año y ha conseguido reducir los costes de emisión al 2,79%.

El próximo martes el Tesoro regresará al mercado con una nueva subasta de letras a seis y doce meses.

SPREADS INTERMERCADOS DE ESTADO: