España ha aprovechado la vuelta de vacaciones para lanzar una subasta de deuda a largo plazo y la aceptación ha sido buena, pues el Tesoro ha captado el máximo previsto (4.008 millones) ofreciendo una rentabilidad inferior a la de ocasiones anteriores. Esta subasta se ha realizado horas antes de conocer la decisión de tipos de interés del BCE en Europa.

El Teoso se lanzaba a la subasta de hoy con la intención de captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros y, finalmente, consiguió hacerse con el máximo previsto.

En concreto, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha logrado captar 1.596 millones en bonos a 5 años y 2.412 millones en obligaciones a 10 años.

Además, el Tesoro se ha apuntado otro tanto al lograr rebajar los tipos de colocación. El de 10 años ha caído a 4,52%, desde el 4,75% de la anterior subasta de estas características, mientras que en la deuda a un lustro ha logrado convencer con un cupón del 3,59%, frente al 3,58% de la subasta anterior.

Esta subasta se ha llevado a cabo antes de que el Banco Central Europeo anuncie sus decisiones sobre tipos de interés, actualmente en el mínimo histórico de 0,50%. No obstante, según Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, “no habrá cambios en la política monetaria europea hoy y Draghi mantendrá su discurso defendiendo el mantenimiento de la política monetaria expansiva”. (Ver: El BCE buscará desmarcarse del reciente repunte de tipos)