El Tribunal Supremo holandés ha dictaminado que la venta de LaSalle, la filial estadounidense de ABN AMRO, al Bank of America no necesita ser sometida a la autorización de los accionistas de la entidad holandesa. De este modo, se pronuncia en contra de lo que determinó en primera instancia la Cámara Mercantil del juzgado de Amsterdam. La decisión abre un nuevo escenario en el proceso de compra del banco holandés, que ha recibido sendas ofertas de Barclays y de un consorcio formado por Royal Bank of Scotland (RBS), Fortis y Santander. Y es que el consorcio siempre ha exigido paralizar la venta de La Salle.
El Supremo holandés revoca la sentencia de la Cámara de Comercio holandesa, que decidió suspender la operación a petición de la asociación de inversores VEB, que reclamaron en su demanda que ABN no contó con el voto del accionista para autorizar la venta de LaSalle. Según el veredicto del Tribunal holandés, la venta de LaSalle a Bank of America no constituye una medida anti OPA por parte de ABN Amro. Además la corte concluye que el consejo de administración de la entidad holandesa tenía potestad para vender LaSalle y que la legislación vigente "no confiere a los accionistas" el derecho de que la transacción tenga que ser obligatoriamente aprobada por los mismos. Por lo tanto, el fallo del Supremo implica que las apelaciones de Bank of America, Barclays y ABN Amro han sido estimadas, mientras que las de VEB han sido desestimadas, y su solicitud de suspender el contrato de venta de LaSalle, pendiente a la aprobación de los accionistas, denegada. Queda pendiente otra denuncia Sin embargo, la sentencia agrega que queda pendiente la respuesta de la Cámara de Comercio a otra denuncia de VEB acerca de disfunciones en la conducta y gestión de ABN Amro desde el 1 de enero de 2006. La sentencia del Tribunal Holandés ha seguido finalmente las recomendaciones del fiscal general, L. Timmerman, a la corte emitidas el pasado 26 de junio, en las que consideraba que la venta de LaSalle por parte de ABN Amro no necesita del voto de los accionistas del banco holandés. Dos ofertas La oferta de Barclays, apoyada desde un primer momento por la directiva del ABN, valora el banco en 67.000 millones de euros (36,25 euros por título) e implica la venta de LaSalle al banco norteamericano por un precio de 15.600 millones de euros. El consorcio, por su parte, está dispuesto a pagar 38,4 euros por acción de ABN, lo que supone valorar la totalidad de la entidad en 71.100 millones de euros, el 13,7% más que Barclays, pero exige paralizar la venta de LaSalle. Los tres bancos planean repartirse, tras la compra, las actividades del holandés y RBS está especialmente interesado en hacerse con la filial estadounidense.