El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso que había interpuesto la familia Ruiz Mateos para que se ejecutara una sentencia que fijaba el pago de las acciones del Banco Condal, expropiado en 1983 junto con el resto de empresas del grupo. Al desestimar el recurso, el alto tribunal confirma que la familia Ruiz Mateos deberá esperar a que se fije el precio de las cerca de 200 empresas de su grupo que fueron expropiadas antes de recibir una cuantía, y siempre que el balance sea positivo. Los Ruiz Mateos estiman que deberían recibir 5.455 millones de pesetas (unos 32,8 millones de euros) por el 57,64% que poseían en el Banco Condal.