El Estado registró en el primer trimestre un superávit en contabilidad nacional de 3.276 millones de euros, cifra que equivale al 0,29% del Producto Interior Bruto (PIB), aunque supone una caída del 51,4% respecto a la lograda en el mismo periodo de 2007, que fue de 6.747 millones. El Ministerio de Economía y Hacienda atribuye la caída del superávit, que en términos de caja -con los pagos efectuados y no sólo comprometidos- fue de 1.272 millones de euros, el 45,1% menos, a la desaceleración en el sector inmobiliario -que ralentizó los ingresos por IVA- y al elevado precio del petróleo.