La pérdida de empleo en el sector privado de EEUU se volvió a acelerar en mayo tras la ligera desaceleración de abril, de acuerdo con la encuesta de ADP, la mayor procesadora de nóminas del mundo. En concreto, las empresas norteamericanas destruyeron en mayo 532.000 puestos, tras los 491.000 de abril. El dato es algo peor de lo esperado por el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg habían previsto una pérdida de 525.000 emopleos. Estos datos son seguidos de cerca por el mercado ya que son considerados un adelanto de las cifras de desempleo oficiales de Estados Unidos que se conocerán el viernes. Los economistas esperan que la economía del país haya perdido en mayo 520.000 trabajos tras los 539.000 destruidos del mes anterior, y que la tasa de paro se eleve hasta el 9,2% desde el 8,9% actual.