El sector petrolero mantiene sus planes de invertir 6.000 millones de euros en el periodo 2008-2010, pese a la caída del 3,3% en la demanda con la que se cerró el pasado ejercicio, según consta en la memoria anual de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos. Las inversiones previstas, indica, garantizarán la seguridad de suministro de carburantes y la implantación de mejoras medioambientales y de eficiencia energética. Además, responden a la creciente dieselización del parque automovilístico, que obliga a importar más de una tercera parte de los destilados medios consumidos.