El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, advirtie que la crisis del sector inmobiliario, 'inevitable y necesaria', no ha concluido y que es preciso preparase para nuevas depreciaciones en los activos de los bancos. 'Después de años de alzas de precios que no podían durar para siempre y de prácticas descuidadas de préstamos, una corrección inmobiliaria era inevitable y necesaria', según asegura Paulson.