El Santander abona hasta un máximo de 300 euros a los accionistas del banco que traspasen sus títulos a una sucursal de la red comercial del grupo desde cualquier entidad financiera no perteneciente a la misma, según informaron fuentes del banco que preside Emilio Botín.
Concretamente, el Santander asumiría la comisión por traspaso de las acciones que la entidad depositaria de los títulos cobrará al propietario hasta dicho límite, oferta que expiraba el pasado mes de abril pero que el banco ha prorrogado hasta el próximo 30 de junio.

El banco ofrece diversas ventajas a los accionistas que lleven sus títulos a la entidad, como la exención de las comisiones bancarias por compra, administración y custodia, por abono de dividendos y operaciones de capital y por transmisión debido a resoluciones judiciales, donaciones y testamentarías.

Asimismo, el Santander aplica una exención del 40% de la comisión del corretaje en la compra de títulos, y se encarga de hacer los trámites necesarios a los propietarios de acciones del banco cántabro que lleven a una sucursal el último extracto de su cuenta de valores y la justificación de la comisión por traspaso cobrada.

Las fuentes del Santander subrayaron que esta iniciativa se inscribe en su "filosofía de avanzar en la mejora de la atención al cliente", y prefirieron no cuantificar el objetivo de captación de accionistas que el banco se ha marcado con esta promoción.

SEGUNDO DIVIDENDO EN ACCIONES.

La prórroga de esta promoción se produce poco antes de la oferta realizada por el Santander a sus accionistas de cobrar el segundo dividendo a cuenta del año, que se repartirá el próximo mes de noviembre, en acciones liberadas en vez de en efectivo, opción con la que se evita la retención fiscal del 18%.

Esta iniciativa responde a las sugerencias formuladas por los accionistas, principalmente por unos 500.000 que reinvierten el dividendo en títulos del banco y que suponen por el momento el 8% del capital social del Santander.

El banco alega que esta decisión responde a dichas solicitudes y no a la necesidad de ampliar capital, ya que en el caso de que todos los accionistas decidieran recibir acciones en vez de efectivo, el core capital de la entidad registraría un ligero incremento del 7,3% actual al 7,45%.

'PAY OUT' DEL 50%.

El Santander sostiene que de esta forma no da "marcha atrás" en su decisión de mantener la retribución en efectivo, sino que sigue con esta política y con la de un 'pay out' del 50%, pero ofrece al accionista más flexibilidad para adaptar su elección a su situación fiscal y de liquidez.

De acuerdo a este nuevo esquema de retribución, cada accionista recibirá en la fecha de pago habitual del segundo dividendo a cuenta un derecho de asignación gratuita por cada acción de la que sea titular. El valor del derecho será equivalente al importe de dicho dividendo.

A partir de este momento, el accionista podrá tomar su propia decisión; seguir recibiendo su retribución en efectivo, vender el derecho de asignación gratuita en el mercado, recibir acciones nuevas -en función de la cotización de la acción en ese momento- o combinar ambas posibilidades.

Una de las principales ventajas de recibir acciones en vez de efectivo radica en que esta opción no tiene retención fiscal, como tampoco la tiene la posibilidad de vender el derecho de asignación gratuita en el mercado, cuyo valor oscilará en función de su cotización.

A falta de conocer el porcentaje exacto de accionistas que optarán por recibir títulos en vez de efectivo, el banco que preside Emilio Botín maneja la hipótesis de que un 20% del accionariado prefiera las acciones y un 80% se decante por el efectivo. Asimismo, el Santander no descarta repetir la retribución en acciones en años sucesivos.

AMPLIACION DE CAPITAL DE HASTA 1.000 MILLONES.

El consejo de administración del Santander propondrá este nuevo esquema retributivo a la junta general de accionistas que se celebrará, previsiblemente, el próximo 19 de junio, y que deberá aprobar una ampliación de capital por un máximo de 1.000 millones de euros, y cuyo importe definitivo dependerá de la demanda que tenga dicha retribución en títulos.

El Santander se pondrá en contacto con todos los accionistas que tengan depositadas sus acciones en el banco antes del segundo dividendo a cuenta del 2009, y si el accionista no comunica su elección, por defecto recibirá acciones.

Aquellos inversores minoristas con un banco custodio diferente al Santander también deberán comunicar su decisión, ya que dependiendo del tipo de contrato que tengan firmado, recibirán por defecto efectivo o acciones.