La Autoridad británica de Servicios Financieros (FSA) anunciará, en los próximos días, una propuesta de normativa para restringir la concesión de hipotecas y préstamos en el Reino Unido, de manera que sólo los reciban las personas con probada capacidad para devolverlos. Según adelantaron ayer los medios de comunicación locales, las medidas para reducir las hipotecas de alto riesgo se incluyen en un paquete más amplio de reformas destinadas a evitar otra crisis como la que actualmente afecta al mundo.