La Civil Aviation Authority (CAA) propondrá que se permita a BAA, la filial aeroportuaria británica de Grupo Ferrovial, incrementar las tarifas que cobra en los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick en un 15,6% y un 8,2% respectivamente a partir del 1 de abril de 2008 y a lo largo de un periodo de cinco años. Este paquete de incentivos y límites de precios permitirá y alentará a BAA a mejorar sus servicios e invertir para prestar más calidad de servicio tanto a pasajeros como a aerolíneas. La Civil Aviation Authority publicará su decisión final sobre el control de precios en marzo de 2008.