Fitch ha mejorado de 'BBB+' a 'A-', (grado de inversión, con calidad buena y moderada sensibilidad a largo plazo a un entorno adverso) el rating a largo plazo de Enel y de su filial española Endesa. La firma califica de "estable" la perspectiva de ambas compañías.
 

Mejora del rating de Endesa

Fitch Ratings ha mejorado ha mejorado de 'BBB+' a 'A-', (grado de inversión, con calidad buena y moderada sensibilidad a largo plazo a un entorno adverso) el rating a largo plazo deEnel y de su filial española Endesa. La agencia de calificación crediticia sitúa en "estable" la perspectiva de ambas compañías.

Fitch explica que Endesa está "bien posicionada", debido a que su situación en renovables logrará cubrir la pérdida de producción doméstica de carbón para 2020 con "un impacto casi neutral en la generación de beneficios". "Endesa incluye 1 GW de fuentes de energía renovables adicionales en su último plan de negocios, con un gasto de capital asociado de aproximadamente 1.000 millones de euros. La capacidad adicional (eólica y solar) y la que ya se adjudicó en 2017 (que se encargará a fines de 2019) reemplazaría la pérdida de la producción nacional de carbón para junio de 2020 con un impacto casi neutral en las ganancias de generación".

"Vemos a Endesa bien posicionada para captar a largo plazo oportunidades de crecimiento en Iberia, también en distribución, dado su sólido balance y una supuesta flexibilidad en los dividendos", añade la firma de calificación.

 

En lo referente a Enel, Fitch anota que "la actualización de Enel refleja principalmente su sólido historial de cumplimiento de sus objetivos, su liderazgo global en redes y energías renovables, y su posicionamiento a la vanguardia de la innovación y la sostenibilidad en el sector de servicios públicos".

La calificación 'A-' también tiene en cuenta los riesgos inherentes a las actividades comerciales de la empresa, además de su fuerte enfoque en el crecimiento y la remuneración de los accionistas y algunos riesgos derivados de los países en los que opera el grupo. "Esperamos que la administración de Enel continúe buscando un apalancamiento moderado, descartando las grandes adquisiciones financiadas con deuda", explica la agencia crediticia.