El presidente del consorcio automovilístico estadounidense General Motors, Fritz Henderson, indicó hoy que ve "más probable" que la compañía tenga que acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos para llevar a cabo la reestructuración de su negocio. Así lo indicó hoy Henderson en una conferencia telefónica con periodistas, al tiempo que resaltó que el principal objetivo de las acciones que están llevando a cabo en la actualidad es lograr que la compañía sea más competitiva, para asegurar su viabilidad en el futuro. No obstante, el máximo responsable de la multinacional con sede en Detroit, en el Estado de Michigan, explicó que, a pesar de que "es más probable" que General Motors se declare en suspensión de pagos para reestructurar su actividad, todavía existe "una posibilidad" de que la compañía evite acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.