El co-presidente de EADS y presidente de Airbus, Louis Gallois, achacó los problemas que atraviesa el constructor europeo de aviones al "orgullo nacional" entre franceses y alemanes, principales accionistas del grupo.
En una entrevista que publica hoy el diario "International Herald Tribune", Gallois aseguró que no quiere ver banderas nacionales en los documentos de presentación de Airbus y apostó por "equipos trasnacionales" que trabajen de forma profesional en la empresa. "Estoy sorprendido por los débiles progresos de integración que se han hecho en los últimos diez años" en el fabricante, aseguró Gallois, que reconoció que el hecho de que haya un co-presidente francés y otro alemán en EADS, propietario de Airbus, ha facilitado la creación de clanes nacionales. El grupo atraviesa un momento crítico ligado a los retrasos en la entrega del avión gigante A380, lo que le ha llevado a poner en marcha un fuerte plan de ajuste que prevé la supresión de 10.000 puestos de trabajo. Para Gallois, la integración nacional no era una prioridad cuando el grupo iba bien, pero la crisis provocada por el A380 ha cambiado las cosas. El presidente de Airbus aseguró que "ha llegado el momento de cambiar" para no repetir los errores del programa A380 y preconizó la creación de "equipos trasnacionales" que "trabajen todos juntos como profesionales".