El PMI de servicios subió hasta los 37,1 puntos en julio, cuatro décimas menos de lo esperado por el consenso del mercado y frente al mínimo que alcanzo en junio, cuando se situó en los 36,7 puntos. El resultado queda lejos de los 50 puntos, límite que delimita la expansión de la contracción en el sector.