El PMI de servicios de España bajó a 48,7 en marzo desde 50,8 de febrero.

El consenso de mercado esparaba una rebaja menor, a 50,5.

El sector servicios español se mantuvo prácticamente estancado en marzo, y la actividad y los nuevos pedidos cayeron marginalmente frente al mes anterior. La inflación de los costes se aceleró de nuevo, pero las empresas siguieron reduciendo los precios de venta en medio de una intensa competencia y una débil demanda.