La economía italiana se contrajo un 5% en 2009, fruto del desplome de la inversión de las empresas y de la caída de la demanda particular, según los datos publicados el lunes por la oficina de estadísticas, Istat. El déficit público italiano se situó en el 5,3% del producto interior bruto, casi el doble de la tasa del 2,7% del PIB de 2008, añadió Istat.