La economía de la eurozona sufrió una contracción del 2,5% en los tres primeros meses del año, mientras que en términos interanuales la caída de la actividad alcanzó el 4,9%, según informó la oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat. En el conjunto de la Unión Europea, el PIB retrocedió un 2,4% en el primer trimestre, mientras que la contracción alcanzó el 4,7% respecto al mismo periodo de 2008.