La economía estadounidense cerró el cuarto trimestre de 2008 con una contracción del 6,3%, la mayor en más de dos décadas, pero menos que el 6,6% que esperaban los analistas. El dato final del PIB que acaba de publicarse incrementa sólo en una décima la estimación anterior, del 6,2%.