Las peticiones de subsidio por desempleo de la última semana aumentaron en Estados Unidos hasta las 558.000. El dato ha sido peor de lo esperado por los expertos consultados por Reuters que estimaban unas 545.00 peticiones. La lectura positiva de este dato lo han puesto las peticiones continuadas que han registrado su nivel más bajo desde la semana del 11 de abril.