Alemania se vuelve a confirmar como el motor europeo. La tasa de desempleo se reduce una décima hasta el 7,3% de la población activa.


Este dato mejora las previsiones de los expertos con una caída muy ajustada de 52.000 personas menos en las listas de desempleo, hasta los 3,2 millones de parados.