La onza de oro al contado ha subido hasta los 1.457 dólares en lo que se ha convertido en nuevo récord  empujado por la debilidad del dólar y la demanda como activo refugio