La onza de oro alcanzó este martes un nuevo récord en 28 años, al beneficiarse del alza de los precios del petróleo y un aumento de las tensiones geopolíticas, con el telón de fondo de la debilidad persistente del dólar. La cotización del metal amarillo sube hasta los 848,65 dólares, su máximo nivel desde enero de 1980. Su máximo anterior, registrado el 7 de noviembre (845,84 dólares), fue así superado. En el London Bullion Market, la onza de oro se intercambiaba a 845,90 dólares, contra 833,75 dólares el lunes de tarde. El metal amarillo goza de su estatus de escudo tradicional contra la inflación y su cotización sigue la curva de los precios del petróleo.