El actual vicepresidente de Toshiba, Norio Sasaki, será nombrado en junio presidente y consejero delegado de la empresa en sustitución de Atsutoshi Nishida, como parte de un plan de reestructuración interna para afrontar los efectos de la crisis. Nishida, por su parte, se convertirá en presidente del Consejo de Administración de esa compañía nipona de electrónica mientras Tadashi Okamura, que ocupaba hasta ahora ese cargo, pasará a ser consejero, según la agencia local Kyodo. La reestructuración será oficialmente aprobada en una junta general de accionistas de Toshiba prevista para finales de junio. Toshiba, número dos del mundo de las memorias flash NAND, registró en el último trimestre de 2008 una pérdida neta de 121.100 millones de yenes (1.228 millones de dólares). La caída de la demanda global y de las exportaciones, que en el caso de Toshiba afectó principalmente al sector de los semiconductores, obligó al fabricante de electrónica japonés a anunciar recortes en su número de empleados temporales.