Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
Esta asociación cree que los problemas por impagos hipotecarios seguirá al alza, en tanto que los impagos en la financiación de automóviles han aumentado en los cuatro primeros meses del año un 37,2%, los relacionados con compras en artículos de telecomunicaciones, un 39,8%, y la morosidad de los Préstamos Personales, un 33,6%.Por su parte, los impagos en operaciones realizadas con tarjetas de crédito aumentaron un 31,3%, hasta abril, mientras que los de "Financiación al Consumo" crecieron un 31,7% y los descubiertos en cuentas corrientes un 26,4%.Los consumidores residentes en España siguen la tendencia de aumento en la morosidad registrada en los últimos meses, acrecentada con la crisis de crédito y liquidez originada por las hipotecas "subprime" en Estados Unidos y con la tendencia alcista del Euríbor.En los seis primeros meses del año, el número de operaciones morosas declaradas aumentó el 20,34% respecto al cierre de 2007, mientras que la subida fue del 26,13% en relación al mes de junio de 2007.Según los datos de Equifax, el número de operaciones morosas en junio llegó a los 4,247 millones, el saldo medio por deudor ha aumentado a 3.620 euros y las deudas impagadas tienen un valor de 15.374 millones, lo que supone un incremento del 44,24% en lo que va de 2008 y de un 66,15% en doce meses.El registro de Asnef-Equifax recoge préstamos no devueltos a partir de los tres meses siguientes a la fecha de vencimiento del plazo y se nutre de los datos aportados por 344 entidades, entre las que se encuentran bancos, cajas de ahorro y rurales, financieras de crédito y empresas que gestionan créditos para concesionarios de automóviles o pagos de recibos telefónicos.Además, distribuidores de petróleo y de electricidad aportan y consultan datos del fichero de morosos de Asnef, del que son dados de baja los clientes que abonan la deuda registrada.En el registro pueden participar las entidades asociadas o adheridas a Asnef, la Asociación Española de Leasing y la Asociación Española de Factoring y aparecer en él puede ocasionar problemas para recibir créditos de entidades financieras, que acuden a este tipo de registros para conocer la solvencia de sus futuros clientes.En España existen más de cien compañías y entidades como Asnef que realizan estos registros para después venderlos o facilitarlos a quien se los solicite, posibilidad autorizada por la Ley de Protección de Datos, que entiende que estas listas son beneficiosas para la actividad económica.Además, el Banco de España dispone de la base de datos de la Central de Información de Riesgos, donde se recoge la evolución de la morosidad en España.