El selectivo británico FSTE 100 estableció este jueves un nuevo máximo histórico tras registrar una subida del 0,70% hasta los 7.787,97 puntos, superando así récord de enero marcado en 7.778,64.

Los niveles históricamente bajos en los que se ha mantenido la libra por el proceso del Brexit desde 2016, han beneficiado a las grandes multinacionales del índice británico, pues estimularon el incremento de los ingresos y beneficios de sus ventas en otras divisas.

Otros factores más recientes como la escalada de los precios del petróleo y el nuevo impulso bajista de la libra esterlina, han ayudado a las subidas de las cotizaciones en la Bolsa de Londres a corto plazo y justifican las trepidantes subidas que podemos apreciar en el gráfico diario del selectivo de Londres, cortesía del Broker ActivTrades.

 

El sector energético, de petróleo y gas, es el segundo más importante en la ponderación FTSE 100 después del financiero, mientras que el consumo está en el tercer lugar. Entre los tres sectores acaparan más del 50% del peso en el índice. El precio del crudo se está negociando en máximos de 3 años y sube un 20 por ciento en 2018, aumentado los márgenes y beneficios de las grandes compañías energéticas del selectivo.

La libra esterlina ha sido otro viento de cola a favor para el FTSE, ya que se ha depreciado más del 6% frente al dólar desde el máximo anual marcado el pasado 16 de abril en 1,4340 dólares. En este periodo ha caído más de 8 figuras ante el inesperado retroceso de la inflación y la consiguiente caída de las expectativas en las subidas de los tipos de interés en Reino Unido.

Esta serie de factores han generado divergencias entre el índice británico y otros selectivos europeos. El DAX 30 de Fráncfort tendría que subir en torno al 4% para tocar el máximo histórico de enero. El Euro Stoxx 50 cotiza a un 3,3% de su record anual, mientras que el Ibex 35 está a un 4,4% de los máximos anuales y el FTSE MIB de Milán a un 3,5 por ciento.

El FTSE 100 de Londres superó el récord de enero y entró técnicamente en subida libre, tomaremos como primera referencia de soporte el máximo histórico de enero establecido en los 7.788 puntos. En el gráfico adjunto, pueden comprobar dónde están situados los siguientes niveles de soporte.

El DAX 30 consiguió superar la barrera de los 13.000 puntos en la sesión del jueves, un nivel que estaba frenando los avances del selectivo alemán durante los últimos días. El nuevo máximo creciente confirma la tendencia al alza y aumenta las posibilidades de que se acaben corrigiendo las divergencias.

El Euro Stoxx marcó un nuevo máximo y consolidó la ruptura de la resistencia situada en los 3.530 enteros. El camino quedó despejado de resistencias hasta los 3,600, si supera este nivel y sube otros 96 enteros alcanzará su máximo anual.

El Ibex 35 está intentando superar la resistencia situada en los 10.220 puntos. La media móvil de 200 sesiones, que pasa por los 10.096 enteros, actuó el miércoles como claro soporte. Si no cae por debajo de 10.100 y consigue establecer un nuevo máximo por encima de los 10.220 se reactivará la tendencia al alza.

En contraste, tenemos al CAC 40 de París marcando nuevos máximos anuales esta semana y cotizando en niveles no vistos desde enero de 2008, a un 8,5% de los máximos de 2007 y a un 21% del récord histórico del año 2000.

FTSE MIB de Milán está en el punto de mira por la situación política en Italia, pero también estableció nuevos máximos anuales la semana pasada en 24.165 puntos. En este nivel encontró fuerte resistencia en 2010 y 2015 y deberá ser superado para que la tendencia pueda continuar desarrollándose al alza.