El banco británico Northern Rock, nacionalizado el año pasado, registró en el 2008 unas pérdidas atribuidas netas de 1.309 millones de libras (1.457,8 millones de euros, al cambio actual), frente a los 199 millones de libras (221 millones de euros) que perdió en el 2007. Según informó hoy la compañía en un comunicado, las pérdidas antes de impuestos ascendieron a 1.355,9 millones de libras (1.509 millones de euros), frente a los 167,6 millones de libras de pérdidas anotadas en 2007. Estas pérdidas se deben principalmente a la pérdida de valor de su cartera hipotecaria, un concepto que le supuso a la entidad 894,4 millones de libras (996,2 millones de euros). En el comunicado, la entidad consideró que las pérdidas continuarán en 2009 y que incluso podrían ser mayores, debido al crecimiento del desempleo y la bajada del precio de las casas, dos factores que "harán que la morosidad se incremente a pesar de los recortes de los tipos de interés efectuados por el Banco de Inglaterra".