El Indice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió un 0,5 por ciento el jueves, apoyado por las esperanzas de que los peor haya pasado para la economía japonesa. La subida se vio limitada por el aumento el día anterior de las rentabilidades de los bonos del Tesoro estadounidense y el temor al impacto negativo de la posible quiebra de General Motors. El fabricante de pelucas, Aderans Holdings cayó un 8,9 por ciento a 993 yenes y se convirtió en el valor más débil del Nikkei después de que los accionistas aceptaran la propuesta de nombrar una nueva dirección, elegida por el inversor mayoritario, Steel Partner.