Mal comienzo de martes para las bolsas europeas teniendo en cuenta el rastro que dejó ayer Wall Street a su cierre y el inicio de las plazas asiáticas. Y es que China ha confirmado los peores augurios: su economía ha pisado el freno, algo que a los estadounidenses les está quitando el sueño.

El PIB de China, la segunda economía mundial, aumentó un 9,1% en el tercer trimestre con respecto al mismo periodo de 2010, el ritmo más bajo desde 2009, con una ralentización de cuatro décimas respecto al segundo trimestre.

Tras conocerse este dato no es de extrañar que el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerrara hoy con una caída de 137,69 puntos, el 1,55 por ciento, hasta los 8.741,91 puntos.

El índice Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, perdió 10,64 puntos, el 1,40 por ciento, hasta 751,24 enteros.