El Indice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró el lunes con una caída del 0,6 por ciento a su peor nivel en 11 semanas, presionado por el descenso de las exportadoras ante las preocupaciones sobre la fragilidad de la recuperación económica en EEUU y sobre la reciente firmeza del yen. Pero el avance de las acciones de Fast Retailing, que anunció un incremento del 32 por ciento de las ventas en superficie comparable de su división de ropa casual, sirvió de respaldo para el mercado. El índice selectivo Nikkei cayó 57,38 puntos, un 0,6 por ciento, a 9.674,49. El más amplio Topix bajó un 0,8 por ciento a 867,28 puntos.