El negocio vinculado a la construcción permitirá a la industria fotovoltaica retornar a los niveles de empleos que el sector generaba en 2007, unos 26.000 puestos de trabajo directos, estables y sostenibles a largo plazo, y crecer aproximadamente un 10% cada año, según datos de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF). Así, desde octubre del año pasado hasta junio de 2010 se crearán 10.000 puestos de trabajo relacionados con la aplicación del nuevo CTE, según ASIF. La recuperación de esta industria, traducida en creación de empleo, se sustentará en el desarrollo de un nicho de negocio hasta ahora poco explotado en España, como es la implantación de tecnología fotovoltaica en viviendas.