Rolls Royce vendió el año pasado en todo el mundo 2.711 unidades, un 171 % más que las 1.002 del año 2009, según ha informado el fabricante de coches de lujo.
El resultado del pasado año significó una cifra histórica para esta marca  pues rebasa y más que dobla la cifra récord de 1.212 unidades vendidas del año 2008. Un factor de impulso de las ventas de Rolls-Royce ha sido el comportamiento de los mercados de la región Asia-Pacífico, Estados Unidos y Oriente Medio.