La cumbre del Grupo de 20 países industrializados y emergentes del jueves en Londres fue un éxito, pero podría ser difícil la necesaria limpieza del sector bancario, indicó el viernes el ministro de Finanzas checo. "Hace falta confianza en la recuperación económica, pero el sector bancario (mundial) necesita limpiarse, lo que podría resultar difícil", aseguró Miroslav Kalousek al margen de la reunión de ministros de Finanzas europeos en Praga. Kalousek calificó de éxito las medidas acordadas por los líderes del G20, en especial los compromisos contra los paraísos fiscales y la decisión de aumentar fuertemente los fondos a disposición del Fondo Monetario Internacional. El FMI ha ofrecido ayuda financiera a varios países de Europa del Este con elevados déficit de la balanza de pagos. Con más fondos y una nueva opción de crédito flexible, el FMI podría también ayudar a economías más fuertes como las de República Checa o Polonia, según algunos economistas.