Los inversores del parqué estadounidense calman la euforia compradora experimentada ayer y se andan con pies de plomo al conocer los datos de IPC de abril. Así pues, el Dow Jones y el S&P 500 sube un ligero 0,1%, mientras que el Nasdaq y el S&P abren en negativo. En el mercado de divisas el euro sube a 1,42 dólares, mientras que en el de materias primas el barril de West Texa cotiza en los 98,98 dólares.
Los inversores esperaban mordiéndose las uñas la publicación del índice de precios al consumo del mes de abril y éste ha confirmado las expectativas: aumento de la inflación. Los precios al consumidor aumentaron en abril por los mayores precios de alimentos y energía, pero siguieron mostrando pocas señales de presión inflacionista para la Reserva Federal.
 
El dato de marzo fue del 0,5, mientras que para mayo cumplió con las previsiones y se ubicó en el 0,4%.

También habrá que estar atentos al dato de confianza del consumidor de mayo que publique la Universidad de Michigan. El dato previo fue de 69,8 puntos y las estimaciones del mercado apuntan a una subida hasta los 70 puntos.
 
Con todo esto los índices de Wall Street abren con tono mixto y arrastran a los índices europeos que en el caso del Ibex 35, pierde ya los 10.400 con recortes del 1,2%

Para vanagloria de las exportadoras y empresas internacionales, el dólar se vuelve a debilitarse frente al dólar, recuperando el par el nivel de los 1,42 dólares.

En el apartado empresarial, Agilent Technologies que se apunta en la apertura más de un 6% y Burger King presentarán sus cuentas trimestrales.
 
Destaca la apertura de N-VIDIA que se desploma hasta un 7% tras los resultados presentados al cierre de la sesión de ayer.