El Índice de Precios al Consumo adelantado de la eurozona que se conocerá esta semana podría registrar una caída interanual récord en julio, comentan los economistas. Aunque los costes energéticos aumentaron en julio frente a junio, la subida fue menor que hace un año, lo que pesará sobre el índice.
A más largo plazo, los economistas dicen que hay temor a que la inflación subyacente -que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos- caiga todavía más, debido sobre todo a unas rebajas de precios más largas de lo habitual.

"Sospechamos que la tendencia bajista (en los precios de consumo) se acentuará en julio por los descuentos de temporada", explicaron los economistas de BNP Paribas en una nota. "Debido a la debilidad de la demanda, los minoristas probablemente serán más agresivos a la hora de ofrecer descuentos, lo que debería conducir a fuertes caídas de la inflación en componentes como la ropa y los muebles".

El dato de empleo alemán de julio también se conocerá esta semana y podría registrar un nuevo incremento, aunque a un ritmo todavía constante, señalaron los economistas consultados por Dow Jones Newswires.

La confianza de los consumidores y empresarial de la zona euro también se publicará esta semana y se espera que continúe con las mejoras de los últimos meses, en línea con las señales de recuperación económica.

"Los indicadores de confianza empresarial y económica de julio podrían registrar ligeras subidas muy probablemente, en base a las pruebas de otras encuestas", apuntaron los economistas de ING Economics.