Las economías industrializadas registraron en septiembre su cuarto mes consecutivo de deflación, a pesar de las señales de recuperación de la economía mundial.  Según los datos publicados el martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, los precios de consumo en los 30 países que forman la OCDE descendieron un 0,3% en los últimos 12 meses hasta septiembre, la misma tasa de deflación que en agosto.
Las economías industrializadas registraron en septiembre su cuarto mes consecutivo de deflación, a pesar de las señales de recuperación de la economía mundial.  Según los datos publicados el martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, los precios de consumo en los 30 países que forman la OCDE descendieron un 0,3% en los últimos 12 meses hasta septiembre, la misma tasa de deflación que en agosto.

La caída de septiembre alargó el primer periodo de deflación desde que la OCDE empezó a compilar el dato en 1971. En julio de 2008, la tasa anual de inflación de la OCDE se había situado en su nivel más alto de 11 años, al 4,8%.  La desaceleración de la inflación entre julio de 2008 y septiembre de 2009 es una prueba de la intensidad de la crisis financiera mundial y de la recesión.

Las cifras publicadas esta semana mostraron que los precios volvieron a caer en octubre en la eurozona, aunque a un ritmo más lento que en meses anteriores.

En medio de crecientes señales de que la recesión se está relajando, el hecho de que el mundo industrializado esté atravesando un periodo de deflación mantendrá a los bancos centrales en alerta. También significa que es poco probable que se retiren las políticas de estímulos monetarios en los próximos meses.