La inflación en EEUU experimentó en junio una subida de siete décimas respecto al mes anterior debido principalmente al encarecimiento de la energía, mientras que en términos interanuales acumula un retroceso del 1,4%, su caída más pronunciada desde enero de 1950, informó el Departamento de Empleo. Los precios de la energía experimentaron una subida mensual del 7,4%, mientras que en términos interanuales acumulan un descenso del 25,5%. Por su parte, el precio de los alimentos se mantuvo estable en junio y acumulan un alza del 2,1% en un año.