El IPC armonizado regresa a las tasas positivas en noviembre tras ocho meses de caídas, y se sitúa en el 0,4%, pese a que las previsiones lo colocaban en el -0,1%. Además, cabe destacar que es un punto superior a la del mes anterior.