Las noticias publicadas durante el fin de semana acerca del interés de Qatar de tomar una aprticipación en el grupo automovilístico alemán, mediante una inversión de hasta 7.000 millones de euros, anima un 6,2% las acciones de Porsche, presionada por la deuda acumulada durante el proceso de toma de control de Volkswagen.