Segunda sorpresa favorable simultánea desde el punto de vista macroeconómico. Al igual que ha sucedido con el IFO alemán, el índice PMI manufacturero de la eurozona ha mejorado las estimaciones de los analistas. Se mantiene en negativo, por debajo de los 50 puntos, pero sube desde los 44,7 puntos hasta los 45,6 puntos, sus máximos desde octubre y por encima de lo esperado.