La renta variable española consiguió remontar el vuelo. Pese a comenzar la sesión en números rojos – y perdiendo incluso los 9.500 puntos – las subida se impusieron en un Ibex35 que culminó con una revalorización del 1.65% que le llevó a los 9.742 puntos. Subida que se produjo el día en que el Tesoro Español consiguió colocar en el mercado 5.168 millones de euros en deuda a 12 y 18 meses y en la que poco importó la rebaja a rango “basura” de la deuda griega por parte de Moody´s. Eso sí, el euro brindó con subidas y marcó los 1.2323 dólares.
Rebote en las principales plazas europeas… por quinta sesión consecutiva. La renta variable española culmina la sesión con una revalorización del 1.6% que le lleva a los 9.742 puntos. Una subida en la que los expertos se muestran optimistas “pues un cierre por encima de los 9.700 puntos es más positivo de cara a buscar los 10.300 enteros”, reconoce Luis Lorenzo, gestor de Dif Broker. Aunque advierte de que igual es un poco pronto para ir a buscar estos niveles – sobre todo ligados a que el S&P500 supere al cierre la zona de 1.105 puntos- es cierto que confirmaría “la tendencia alcista tanto de la bolsa americana como de la europea”. La renta variable española subió y lo hizo como fiel reflejo de la colocación llevada a cabo por el Tesoro Español. Un total de 5.168 millones de euros que obtuvo al emitir deuda a 12 y 18 meses a un tipo de interés ligeramente más alto que el de las últimas subastas. Una colocación “que ha cumplido con su objetivo en el que la demanda ha sido lo importante – al ser tres veces superior a la oferta- pero que si se sigue encareciendo puede lastrar seriamente el crecimiento”.

La renta variable subió y lo hizo en día activo para el Banco Central Europeo. Primero porque la entidad ha retirado 47.000 millones de euros del mercado -correspondientes a la deuda adquirida hasta el 11 de junio- para evitar que suba la inflación. Fueron 66 bancos comerciales de la zona del euro los que ofrecieron un total de 71.078 millones en las operaciones de retirada de liquidez. Además, la entidad europea ha anunciado que aplicará un cargo adicional del 5% a los bonos del Gobierno griego usados como colaterales en las operaciones de crédito tras la rebaja de Moody´s a la deuda helena a rango basura. El resto de índices del viejo continente lograron sumar al cierre, aunque de forma más ligera que la española. El FT-100 terminó en los 5.217 puntos con una revalorización del 0.3%. El DAX terminó con una subida del 0.82% y el CAC-40 se alzó un 0.98% con lo que mañana partirá desde los 3.661 puntos.

Fue Sacyr Vallehermoso el principal impulso del mercado español. Una subida del 6.6% que llevó a sus títulos a los 4.59 euros y que se produjo el día en que el mercado especula con la posibilidad de que la constructora amplíe hasta en tres años extra el período por el que Vallehermoso librará el pago de los intereses y el principal de su deuda, por valor de 1.639 millones de euros. Telecinco acompañó a la constructora en el podio con una subida del 5.6% hasta los 8.56 euros.

Pero sin duda fueron los pesos pesados los grandes protagonistas de la jornada. Santander fue uno de los valores que más subió al cierre con un 2.6% de revalorización. Lo hizo el día en que se conoce que podría ser el único en la puja por 318 sucursales de RBS en Reino Unido, con las que el banco británico espera obtener 1.700 millones de libras. Aunque fuentes del sector ya habían dado por hecho que la entidad cántabra sería el único en pujar, la confirmación no ha llegado hasta que National Australia Bank y BBVA se retiraran del proceso. Por su parte, la entidad que preside Francisco González repuntó un 2.06% hasta los 8.74 euros.

Sin salir de los grandes, también las miradas sobre Telefónica porque ha confirmado que en la junta de accionistas de Portugal Telecom ofreció el pago de un dividendo extraordinario en caso de que la lusa acepte la propuesta de compra lanzada por la española hacia Vivo. Una retribución que se elevaría hasta 1 euro por título o “superior si lo acuerda el Consejo de Administración”, admite la operadora. Telefónica sumó un 1,25% y marcó los 16.22 euros al cierre. Por su parte, Iberdrola se animó con los 5.25 euros mientras que Repsol repuntó un 1.92% y alcanzó los 17.52 euros en los últimos minutos de negociación.

Sólo cuatro valores terminaron la sesión en números rojos. Abengoa se convirtió en el más penalizado al ceder un 1.5%. Sus títulos comenzarán a cotizar mañana en los 16.70 euros mientras que BME descontó un 0.11% de su cotización. Mapfre y Ebro Puleva contaron ligeras pérdidas que dejaron su cotización en los 2.40 euros y 14.09 euros, respectivamente.