El Ibex35 terminó la sesión en negativo y al borde de los 8300 puntos. Los datos de PMI de China, que mostraron una desaceleración en el sector manufacturero, lastraron a las bolsas mundiales durante la sesión. El selectivo, no fue una excepción: cerró con una caída del 1.4% que le llevó hasta los 8343 puntos. Una penalización que solo salvaron Caixabank y Banco Popular. En el mercado de deuda, buenas noticias al calor de la colocación del tesoro español con una prima de riesgo que cotizó en los 388 puntos básicos. 

Jornada de ventas en la renta variable nacional que, al ritmo del 1.4% , despidió la sesión en los 8.343  puntos. La justificación, dicen los expertos, llega de los datos publicados durante la madrugada en China. Un PMI del sector manufacturero que ha quedado por debajo de la línea de 50 puntos. Además, de las opiniones que hablan de una retirada de los estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal. Los expertos sin embargo reconocen que el mercado se encuentra drogado “con la liquidez de los bancos centrales y que se sustenta gracias a esas inyecciones continuas. Las caídas, sin embargo, hay que tomarlas, por el momento, como algo puntual ya que la tendencia de fondo sigue siendo alcista y no hay certeza de una retirada de medidas por mucho que los mercados hayan cotizado a la baja este temor”, explica Soledad Pellón, estratega de mercados de IG.

De hecho, el Ibex, que durante las últimas semanas ha destacado en la mayoría de jornadas por ser el que peor se comportaba dentro de los principales índice europeos, “hoy cae menos que los demás, algo que sorprende al ser un índice con alto componente bancario”. Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión reconoce que “el Ibex ha estado estancado. Parece que está empezando a romper la banda inferior del canal en el que está inmerso. Seremos más prudentes y si saltan los stops no acumularemos a no ser que sea a un precio mucho más interesante”. (Ver: Video Premium "El Ibex por debajo de 8179 puntos, nos hará asistir a una corrección más significativa" )

Precisamente, no fueron los bancos de los más penalizados de la sesión. Mediaset ostentó este título al caer algo más del 3.2%, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 6.1620 euros por acción. Mapfre y ArcelorMittal, con caídas de más del 2%, cerraron en los 2.7520 euros y en los 9.9550 euros, respectivamente.

Y a pocos pasos, algunos de los bancos. Banco Sabadell retrocedió un 2.8% , hasta los 1.4870 euros. Bankinter perdió un 2.5% de su cotización – hasta los 2.7700 euros – mientras que BBVA descontó un 0.4% de su precio, en los 7.1780 euros. Santander elevó en más del 1.5% sus pérdidas, con lo que mañana comenzará a cotizar desde los 5.3830euros, mientras que Caixabank y Popular se covirtieron en los dos únicos valores que cerraron en positivo. La entidad catalana subió más de un 0.8% – hasta los 2.7520 euros – mientras que Popular subió hasta los 0.6250 euros, con una subida del 0.3% en la sesión.

¿Y el resto de los grandes? Caídas en todos. Telefónica perdió un 1.36% , hasta los 10.86 euros. Repsol cerró con pérdidas del 0.9% que le devolvieron los 18.04 euros mientras que los títulos de Inditex cerraron con caídas superior al punto porcentual, hasta los 99.05 euros. Y ello a pesar de que hoy era una de las elegidas en las recomendaciones de los brokers.

SE cerró así una sesión en la que el tesoro español consiguió colocar más de 4000 millones en deuda a tres, cinco y trece años a un tipo de interés menor que en el de las últimas subastas.