El selectivo español registra leves pérdidas en la media sesión, por debajo de los 9.700 puntos, ante los descensos de Telefónica e Inditex, mientras que las subidas las encabeza Siemens Gamesa, ante una mejora de recomendación por parte de los analistas. Así, el Ibex 35 es el único entre los principales indicadores europeos que baja, con el euro bajando frente al dólar, en el primer día de la reunión de la Fed.

El Ibex 35 baja un 0,04%, hasta los 9.659,60 puntos, en la media sesión.

La mayor subida entro del selectivo es la de Siemens Gamesa, que sube un 1,50%, por delante de Repsol y de Arcelormittal, que se revalorizan un 1,45% y un 1,44%, respectivamente.

Hoy los analistas de Macquarie han elevado la recomendación ed la compañía de aerogeneradores hasta sobreponderar desde neutral, al tiempo que han revisado al alza su precio objetivo, hasta los 14,12 desde su estimación anterior de 11 euros por acción, lo que significa un potencial de subida del 7%.

En el lado de las pérdidas destaca la de Telefónica, que cae un 1,345. Hoy los expertos de Barclays han reducido el precio objetivo de la teleco hasta los 9 euros, lo que supone un descenso de 30 céntimos respecto a su anterior estimación. Así, reducen el potencial de la compañía presidida por Álvarez-Pallete al 12%.

A continuación se sitúan Inditex, que cede un 1,15%, y Red Electrica, que se deja un 0,78%.

La mayoría de los bancos del indicador registran subidas. Banco Sabadell avanza un 0,21%; Bankia, un 0,05%; BBVA, un 0,69% y CaixaBank, un 1,20%. Mientras que Banco Santander cede un 0,04% y Bankinter, un 0,21%.

En el Mercado Continuo, la mayor subida es la de Tubos Reunidos, que se revaloriza un 14,65%, mientras que el mayor descenso es el de Vocento, que cede un 2,86%.

En la jornada de ayer, las acciones de Tubos Reunidos rebotaron un 30,75% después de que la compañía aclarase en la apertura que las incertidumbres que PwC incluye en su informe de auditoría "en ningún caso" son una salvedad a las cuentas anuales del ejercicio 2017 y que la opinión del auditor es, en todo caso, "favorable".

El Ibex 35 es el único entre los principales indicadores europeos en registrar pérdidas en la media sesión. Así, Fráncfort sube un 0,39%; París, un 0,32%; Londres, un 0,44%; Milán, un 0,61%. El Euro Stoxx 50 avanza un 0,32%.

En la media sesión, el euro retrocede frente al dólar y se intercambia a 1,230 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa sube un 1,10%, hasta los 66,92 dólares por barril.

Los expertos de Bankinter consideran que “tras la tempestad viene la calma y, tras las caídas de ayer, hoy veremos una sesión positiva. El mercado pasará por alto el cierre de las plazas asiáticas esta madrugada y los índices evolucionarán de menos a más. Sin embargo, la macro de la sesión debilitará parcialmente esta tendencia al introducir cierta erraticidad puntual”.

En este sentido, destacan que seguirá imponiéndose la prudencia ante la comparecencia de Powell mañana en rueda de prensa después de la reunión de la Fed y su comunicado. La subida de tipos (de 25 puntos básicos, hasta 1,50%/1,75%) ya está descontada y es lo menos relevante. En opinión de estos expertos, “lo más significativo será su visión de la economía estadounidense y si esto conllevará una mayor velocidad en la hoja de ruta de la subida de tipos… así como cualquier hipotético desliz imprevisto”.

Por otro lado, la Unión Europea y Reino Unido han llegado a un preacuerdo para el periodo de transición del Brexit, que irá del 30 de marzo de 2019 hasta diciembre de 2020, y no hasta marzo de 2021 como se esperaba. Este preacuerdo se debatirá en el Consejo Europeo que comienza este jueves. El punto de mayor fricción, la frontera irlandesa, quedará por el momento tal y como fijaba el acuerdo de diciembre, esto es, el mantenimiento del status quo de la frontera.

En cuanto a las medidas proteccionistas de Trump, la prensa informa de posibles nuevas tarifas a China por importe de 60.000 millones de dólares anuales que se podrían anunciar este viernes y afectarían a más de 100 productos, mientras que exigiría a Europa varias condiciones para reconocer excepciones a los aranceles anunciados.