Continúa la corrección en las Bolsas europeas ante la escalada del riesgo político en Estados Unidos y el Ibex, tras sufrir el miércoles su mayor caída en el año, se aleja ya de la cota de los 10.800 puntos. Mientras, el euro se mantiene fuerte en niveles de 1,11 dólares, y el crudo cotiza ligeramente a la baja, con el Brent al filo de los 52 dólares.

El Ibex 35 abre con caídas del 0,55%, hasta los 10.727 puntos, y los ‘números rojos’ mandan en las Bolsas europeas, a vueltas con las informaciones en torno a la relación de la Administración Trump con Rusia, y la preocupación sobre la capacidad del presidente norteamericano para implementar las inversiones y la reforma fiscal sobre las que se asienta en buena medida la reciente escalada de la renta variable.

“Tras meses de espera para ver algo parecido a un programa de reforma y estímulo fiscal que justificara el alza del dólar y de los índices bursátiles desde noviembre, los inversores finalmente parecen haber perdido la paciencia en medio de un frenesí de ventas, con Wall Street registrando su mayor pérdida diaria desde septiembre del año pasado”, apunta Michael Hewson, analista jefe de CMC Markets UK. La pregunta ahora, añade, es si arranca “el largo camino hacia un impeachment o si es sólo un bache más para el republicano”.

Dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos en los próximos días, apunta, “el aumento de tipos previsto por parte de la Reserva Federal (Fed), que se espera para junio, podría pasar a un segundo plano. Es difícil imaginar un escenario en el que el banco central lleve a cabo este movimiento ante tanta incertidumbre política”. La fuerte caída del dólar y de la rentabilidad de la deuda “sugiere que el mercado piensa lo mismo”.

Para Link Securities es “complicado determinar si las pérdidas registradas el miércoles por las Bolsas suponen el arranque de una corrección más profunda o una simple recogida masiva de beneficios”. Coinciden al señalar que la balanza se decantará de un lado o de otro según evolucione la situación en Estados Unidos, “donde la Administración Trump se encuentra contras las cuerdas y bastante aislada (…) la falta de apoyo de, en teoría, su propio partido hace que la situación además sea más compleja de analizar, sobre todo para los inversores que ven con todo ello peligrar que el Gobierno sea capaz de sacar adelante sus promesas electorales”.

Así, estos expertos creen que si la renta variable profundiza en los descensos este jueves “es muy probable que la corrección vaya a mayores. Por el contrario, si se estabilizan o, incluso, intentan recuperar algo del terreno perdido habrá que tomar estas ventas como un ‘simple toque de atención’ sobre que el riesgo político es una realidad en estos momentos, realidad que no va a cambiar de un día para otro y que, por tanto, hay que tener muy en cuenta a la hora de diseñar las estrategias de inversión. Lo que sí ha quedado claro, por si había dudas, es que si Wall Street cae las Bolsas europeas también lo van a hacer”.

Mientras tanto, el dólar continúa débil y se cruza en los 1,11 dólares; y el petróleo corrige ligeramente, al filo de los 52 dólares el barril de Brent “esperando las noticias de la reunión de la OPEP de la semana que viene, aunque los analistas opinan que incluso si se extiende el recorte de producción hasta marzo de 2018 como proponen algunos miembros de la organización, los precios a largo plazo no deberían subir mucho más”, señala Ramón Morell, analista de ETX Capital España.

Vea también "EUR/USD a corto / medio plazo puede buscar parte alta del rango"

Por otro lado, en el plano macro destaca el buen dato de crecimiento del primer trimestre en Japón (+0,5% frente al +0,3% previo); así como la publicación de las Actas del Banco Central Europeo (BCE), con comparecencia de su presidente, Mario Draghi, a las 19:00 horas. “Podría dar alguna pista sobre cuál será la secuencia y el timing de una retirada de estímulos monetarios”, señala Renta 4.

En el frente empresarial, el Departamento de Análisis de Bankinter detalla que “los últimos coletazos de las presentaciones de resultados vienen de la mano del consumo. Las cifras de Wal-Mart, Ralph Lauren y Gap servirán de termómetro del gasto americano a nivel retail. Así, cerramos una temporada que deja buen sabor de boca y confirma la recuperación de los beneficios empresariales”.

Vea también "La mejora en las cuentas empresariales respalda subidas y no encarece valoraciones"