Una abultada caída del 6,5 por ciento en la bolsa del gigante asiático que se explica por la decisión del gobierno del país de triplicar el impuesto sobre las operaciones bursátiles. El retroceso de este mercado se ha extendido a Japón y también a todas las plazas europeas. La española no iba a ser menos. Y es que a juicio de Alejandro Varela, gestor de fondos de Renta 4, lo ocurrido en China “es la excusa para la toma de beneficios”. Varela considera que no se trata de algo grave, a pesar de que estemos ante la primera subida de este impuesto en una década, y señala que, con ella, se busca frenar la especulación en acciones de tipo A y una posible burbuja financiera. (*)