La renta variable española arranca el día con nuevos retrocesos que llevan al Ibex a los 14.722 puntos, al ceder un 0,28 por ciento. La creciente rentabilidad de los bonos, lo que anticipa subidas de tipos, sacude de nuevo a la bolsa. Los sectores más sensibles a este escenario: constructoras, inmobiliarias y bancos se colocan entre los más perjudicados. Inditex, que ha presentado resultados, lidera los repuntes, con alzas de más del 2 por ciento.
La compañía de moda gallega Inditex ha batido previsiones, al obtener en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 200 millones de euros de beneficio, lo que supone una mejora del 33 por ciento, frente a igual periodo de un año antes. Son cuentas que celebra la compañía en bolsa, al sumar un 2,24 por ciento en los primeros compases de la sesión, para liderar las alzas del selectivo del contínuo. Le sigue por avances Metrovacesa, aunque suma un moderado 0,44 por ciento. Entre los pesos pesados, tan sólo Repsol se coloca en positivo. El SCH, en cambio, cede un 0,36 por ciento, después de conocerse que ha puesto a la venta casi todos sus inmuebles en España, por valor de 4000 millones de euros. Con las plusvalías que obtenga, la entidad espera financiar parte de su oferta conjunta con RBS y Fortis por ABN Amro. Por cierto, que se habla ya de la posibilidad de que Barclays, la entidad competidora en esta operación, haga su oferta económica más atractiva. Endesa se coloca prácticamente plana, en los 39,96 euros, en el día en el que se reúnen los responsables de Acciona y Enel para estudiar sus candidatos para ocupar dos puestos en el consejo de la eléctrica. Atención a Abertis que celebra Junta de Accionistas, la primera después de reconocer contactos con los accionistas privados de Hispasat de cara a estudiar la compra de sus participaciones. Los títulos de la compañía se dejan un 0,39 por ciento. Apertura negativa también en el resto de plazas europeas. Tanto el Dax Xetra germano como el Cac 40 de París se dejan un 0,3 por ciento. Retrocesos más discretos para el FT100 de Londres, que cede en los primeros compases un 0,06 por ciento.