El Ibex cae un 0,1% en la apertura hasta los 15.475 puntos ayudado por la caída de la mayoría de los valores pero “mantiene el tipo” tras los máximos alcanzados la semana pasada. La prudencia y la cautela se alzan como bandera de los inversores que apoyan los grandes movimientos corporativos del mercado español.
Los primeros movimientos también dejan en rojo los indicadores europeos. El Eurostoxx 50 es el más penalizado con caídas del 0,35% mientras que el DAX pierde un 0,24%. El CAC-40 retrocede más del 0,20% mientras que el FTSE-100 supera el 0,10% de caída. Para Ana Rafels, analista técnico de Bolsacash “estamos en el futuro de Dax con los 8000 psicologicos y si se rompieran al alza, veríamos de nuevo fuertes subidas” sin embargo, “pensamos que este nivel costará superarlo y servirá de freno para todo el mercado”.