En la media sesión, el selectivo español registra la menor caída entre las principales plazas europeas, que amplían las pérdidas ante la apreciación del euro y el descenso del precio del petróleo. Cerca de los 9.900 puntos, tras diez sesiones consecutivas en negativo, si el Ibex 35 pierde ese nivel podría situarse en los 9.600 o 9.400 enteros.

El Ibex 35 pierde un 0,53%, hasta los 9.938,00 puntos.

Melia Hotels logra el rebote tras los descensos de las últimas jornadas y encabeza los avances del indicador al subir un 2,50%. A continuación se sitúan Siemens Gamesa, que también corta su racha bajista al subir un 0,95%, y TécnicasReunidas, que se revaloriza un 0,26%.

En el lado de las pérdidas destaca la de  Repsol. La petrolera cae un 3,26%, con lo que pierde los 15 euros por acción, lastrada por la depreciación del petróleo.

La segunda caída más abultada del selectivo es la de Indra, que pierde un 1,69%, por delante de Arcelormittal, que cede un 1,68%.

En cuanto a las entidades del Ibex 35, solo BBVA y CaixaBank logran esquivar el rojo, al subir un 0,48% y un 0,15%, respectivamente; mientras que Bankinter cede un 0,32%; Banco Sabadell  un 0,42%; Banco Santander, un 0,49% y Bankia, un 0,57%.

Manuel Pinto, analista de XTB, ha señalado en Radio Intereconomía que “los 9.900 es un gran soporte que tenemos dentro del Ibex 35. Verá el siguiente soporte en el 9.600. Preocupado en algún sentido estoy. Llevamos una racha que llevábamos mucho tiempo sin tenerla y eso preocupa, pero soy optimista  en el fondo económico, por ejemplo estamos conociendo datos macroeconómicos que están siendo bastante buenos, por eso esperamos que el mercado tenga un repunte. En el momento que se pase esa inestabilidad, el Ibex tiene que tener un repunte alcista”.

Y añade que “seguimos viendo caídas en los mercados, once días serían ya. Pesimismo un poco, hay algo de incertidumbre. Lo sigo diciendo. Estoy seguro que los niveles actuales son un gran puto de entrada para el mercado en España”.

Por su parte, Roberto Moro, de Apta Negocios ha indicado en Capital Radio que “no van bien las cosas. En el caso del Ibex, llueve sobre mojado y en el resto de mercados tampoco pasa nada especialmente grave. Es cierto que los mercados europeos empiezan a tener algo de peligro”.

El analista añade que “la pérdida de los 12.950 puntos del DAX podría llevar aparejada pérdidas superiores. Además, hay algo que confirma un aspecto feo y es el hecho de que desde los máximos hemos caído del tirón. Me da la sensación de que es una onda A, probablemente vivamos un rebote pero será una onda B para seguir cayendo y buscar niveles inferiores.  En el caso de DAX, los 11.500 que ahondará en la crisis del Ibex y nos llevará a perder los 9.800 y quizás tengamos que ver los 9.400 y 8.400 pero todo esto es anticiparnos mucho. En el caso del Ibex son muchos meses comentando que había que estar fuera”.

José Luis Herrera, analista de CMC Markets, considera que "por el momento se ha detenido hoy en los mínimos del pasado día 5 de octubre, tendrá que confirmar al cierre si es un simple rebote o una vuelta duradera; en caso de perforación, podría ir a visitar la base del gran canal descendente desde los altos del año, que en estos momentos pasa por niveles de 9.650 puntos".

José Antonio González, analista de Estrategia de Inversión, considera que "el contundente giro a la baja registrado desde los 10.594 puntos vuelve a activar señales de venta en el oscilador MACD, en un entorno de lógico repunte en volatilidad que, pese a ello, sigue en niveles no preocupantes y que, sin embargo, no viene respaldado por aumentos en el niveles de contratación. Todo esta argumentación nos permite concluir que la situación técnica, si bien pierde momento positivo en el corto plazo al amenazar la viabilidad de los mínimos del pasado mes de OCT17 situados en los 9.922 puntos, no supone una alteración grave por el momento desde una perspectiva de vigencia de su estructura creciente primaria".

Asimismo, subraya que "la situación es comprometida pero las lecturas que seguimos obteniendo de nuestros filtros técnicos Premium siguen invitando a un entorno de consolidación como el escenario más probable a medio plazo, escenario que nos permite mantener un sesgo alcista en el largo plazo y que coincide con el resto de sus principales homólogos europeos. Una perforación de los 9.922 puntos a cierre semanal habilitaría un tramo bajista hasta la zona de relevancia técnica de los 9.616 / 9.555 puntos, movimiento en favor de las ventas que seguiría sin modificar nuestro sesgo de medio / largo plazo".

En el Mercado Continuo, las subidas las lidera Nicolás Correa, que avanza un 3,38%, mientras que los descensos los encabezan los títulos B de Abengoa, que ceden un 7,69%.

La prima de riesgo de España sube hasta los 116,30 puntos, mientras que el interés del bono español a 10 años se sitúa en el 1,521%.

A pesar de que el Ibex cae más de un 0,50% tras enlazar diez sesiones consecutivas con cierres en rojo, en la media sesión protagoniza el menor descenso entre las principales plazas europeas.

Y es que Milán cae un 1,58%; Fráncfort, un 1,33%; Londres, un 0,58% y París, un 0,58%. El EuroStoxx50 se deja un 0,84%.

Así, las bolsas europeas amplían las caídas, presionadas por un euro que, que se aprecia hasta los 1,184 dólares a pesar de que en la conferencia de ayer en la que participaron Draghi, Yellen, Carney y Kuroda no hubo novedades de relevancia.

“La apreciación del euro la achacamos más bien a cierto movimiento de recuperación de la divisa europea después de las últimas caídas y con el dólar probablemente presionado por los obstáculos con que se está encontrando la reforma fiscal de Trump” explican los analistas de Renta 4.

En la media sesión el euro se cambia a 1,184 dólares y a 0,89 libras.

Los mercados europeos también se ven afectados por las caídas del precio del petróleo.  El Brent se deja un 1,21%, hasta los 61,38 dólares por barril, prolongando los descensos  de la víspera después de que la Agencia Internacional de Energía (AIE) diese conocer una perspectiva negativa para la demanda de petróleo en su informe mensual, al tiempo que advirtió que temperaturas más cálidas podrían reducir el consumo.