El Ibex 35 abre sin fuerza para superar los 8.600 puntos. Zona que se le resistió la semana pasada y hoy parece que volverá a hacerlo, pues los inversores se lo piensan antes de que el Eurogrupo emita algún juicio sobre la posibilidad de reducir las exigencias de déficit de los países.

Tras una apertura ligeramente en positivo, el selectivo no ha tardado en darse la vuelta. Los principales culpables de esta vuelta son los bancos. El sector financiero cotiza íntegramente en la parte baja. Bankinter pierde un 2,23%, Popular un 1,35%, Sabadell un 1,35%, BBVA un 1,23%, Santander un 1,22% y CaixaBank un 0,92%. Sólo un valor supera estas cesiones, Acciona (2,95%). La compañía sufre el revés de los inversores luego que sus cuentas, presentadas antes de la apertura, no hayan convencido a los accionistas. Acciona obtuvo un beneficio neto atribuible de 34 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un aumento del 18% respecto al mismo periodo de 2012.

Escasos valores cotizan en positivo. Abengoa B destaca en primera plaza con un avance del 1,40%, seguida de Enagás (0,40%) e Inditex (0,53%).

En el grupo de los blue chips, Telefónica cede un 0,72%, Repsol un 0,53% e Iberdrola un 0,71%.

En el Mercado Continuo…
Montebalito
se dispara en la parte alta de la tabla con una revalorización del 15,52%. Este valor lleva varias sesiones de subidas estratosféricas, al calor de los rumores que apuntan a que la compañía estaría negociando con su banca acreedora.

Al otro lado, Urbas se desploma un 7,69%, seguido de Bankia (5,48%). Precisamente, mañana finaliza el periodo de negociación de los derechos de suscripción preferente para la ampliación de capital en la que está inmersa.