El Ibex 35 se mantiene plano a media sesión en los 13.877 puntos. La fuerte volatilidad existente en el mercado, deja a los inversores con pocas fuerzas para llevar al selectivo hacia los 13.900 puntos. Una inestabilidad de la que son presa las compañías del sector bancario y de construcción pero que deja en libertad a las compañías del sector energético, principales impulsoras de la subida.
A la espera de la apertura de los mercados americanos, los índices europeos se comportan con disparidad. Mientras que Ibex 35 y FTSE-100 optan por ligeras ganancias que apenas rebasan el 0.1%, los índices alemán y francés mantienen recortes superiores del 0.20%.